La despensa

La despensa

La despensa

No malgastar esfuerzo
en golpes de pecho.
Todo lo hecho es reconocimiento
¡y cimiento!,
pero jamás pretexto
que desoiga el zumbido
de la plaza del pueblo.

No malgastar el lápiz
en el consenso del símbolo
hasta que las líneas,
casi del todo paralelas,
se aúnen en trazo grueso e ímprobo
que blinde y defienda
cada despensa.

Madrid, 7 de agosto de 2015. 38º

About the Author